COMO AYUDAR A AMIGOS O FAMILIARES QUE LUCHAN PARA SER PADRES

Todas las que hemos vivido la infertilidad, la reproducción asistida, o simplemente el estrés de de la búsqueda de bebe y el miedo a no conseguirlo… Todas tenemos por lo menos esto en común: en algún momento hemos escuchado una, o varias, de estas frases que tanto duelen.

“Y vosotros, ¿cuándo os ponéis?”

“¡Relájate y ya vendrá! Estás demasiado tensa…”

“Iros de vacaciones románticas, seguro que vuelves embarazada…”

“A mí también me pasa, ¡llevo 3 meses buscándolo!”

“Igual no es tu momento, llegará cuando estés lista.”

“Eres joven aún, no te preocupes, tienes tiempo…”

“Estás obsesionada, por esto no te quedas embarazada. ¡Intenta pensar en otra cosa!”

“¿De quién es la culpa? ¿Tuya o de él?”

“Disfruta mientras puedas… Yo no puedo más, ¡el pequeño me despertó 3 veces esta noche!”

“Ya tienes uno, considérate afortunada y céntrate en él.”

“La hermana de mi amiga hizo no sé cuantos tratamientos en clínicas. Y justo cuando decidió dejar de buscarlo, ¡se quedó embarazada!”

“¿Habéis pensado ya en la adopción?”

“Claro, es que después de los 35 años la fertilidad va bajando…”

Sí, lo sabemos, estas frases se dicen con ganas de ayudar, con toda la buena voluntad, la amistad o el amor del mundo. Se dicen por desconocimiento, por incomodidad al hablar de un tema que, aunque cada vez más frecuente, sigue siendo un tabú. Pero son frases que duelen…

TU AMIGA NO CONSIGUE QUEDARSE EMBARAZADA. LA VES TRISTE Y NO SABES COMO AYUDARLA…

Aquí van algunos consejos que esperamos os podrán ayudar:

Infórmate.

La infertilidad es un tabú por varias razones, una de ellas es que la gente desconoce el tema, y por lo tanto no lo entiende. Al no entenderlo la mayoría se sienten incómodos, y algunos no pueden evitar una de estas frases que tanto duelen.

No juzgues la gravedad de su situación ni la intensidad de sus emociones.

La búsqueda de maternidad o paternidad es un proceso complejo y visceral, en que nos podemos sentir desbordados por sentimientos contradictorios, que a veces nosotros mismos no entendemos. Son sentimientos irracionales e incontrolables (¡ojala no lo fueran!), cada uno los vive a su manera, con su sensibilidad y con su intensidad.

No te lo tomes personalmente si no quiere hablar del tema contigo.

Muchas veces nos cuesta hablar del tema, y nos puede resultar más fácil hacerlo con alguien menos íntimo, menos cercano, pero que ha vivido lo mismo y por lo tanto, lo entiende a la perfección.

Se dice que el amor de una madre o de un padre es tan intenso, tan único, que solo lo puede entender realmente alguien que lo haya vivido. Pasa lo mismo con la infertilidad: muchas veces sentimos que solo una persona que haya pasado por lo mismo nos puede comprender realmente, y entender estos sentimientos que nos hacen sentir tan culpables a veces (celos, rabia, sentimiento de injusticia).

No la juzgues si ella se aleja, intenta entenderlo y perdonarlo.

A veces la simple vista de un bebe o de una familia feliz nos es insoportable.

Aunque nos haga sentirnos muy culpables, nos resulta demasiado difícil por ejemplo visitar a una amiga con su recién nacido.

Esto no significa que no queremos a esta amiga, pero simplemente que necesitamos protegernos – y esto, a veces, pasa por alejarse, por ser egoístas. Por favor, no nos guardéis rancor por esto.

No compares.

Ninguna situación es la misma, no lo es tampoco la manera en la que cada uno la vive. No nos ayuda saber que la hija de la amiga de nuestra madre está adoptando, o que ha hecho el mismo proceso y le ha funcionado.

Acompáñala, sin forzar. Síguela, aunque no la entiendas.

A veces tendremos ganas de salir, de reírnos, de divertirnos – de pensar en otra cosa por un momento. Otras veces tendremos ganas de llorar en un sofá, no tendremos fuerza para nada más.

A veces no querremos hablar del tema, ni que nos pregunten. Y otras veces, solo querremos hablar de esto.

Necesitamos que tengáis paciencia.

Hay cosas que ella no puede controlar.

Ayúdale a encontrar las cosas sobre las que sí puede influir.

Los tratamientos médicos están en manos de los médicos – y en alguna medida, también, de la suerte. De esto no se libra nadie.

Pero sí hay cosas que dependen de nosotros, como por ejemplo implementar acciones para vivir mejor el proceso:

Las terapias naturales pueden optimizar los tratamientos de reproducción asistida.

Un buen masaje nos puede ayudar mucho para relajarnos en momentos claves de estrés y ansiedad.

El yoga también ayuda a relajarse y a restablecer un buen equilibrio entre cuerpo y mente.

Acudir a un profesional para beneficiar de un apoyo psicológico y emocional puede ser necesario para seguir adelante…

Todas estas son  herramientas que She Oak proporciona a sus pacientes, para empoderarlos y para que puedan vivir el proceso de manera más serena.

QUIERES AYUDAR A TU AMIGA / HERMANA / PRIMA (etc.)?

EL PRIMER PASO PARA ELLA ES TOMAR EL MANDO Y NO SOLO METERSE PASIVAMENTE EN MANOS DE LOS MÉDICOS – Y DE LA SUERTE.

AYÚDALA A TOMAR EL MANDO! REGÁLALE NUESTROS SERVICIOS!

¡Contáctanos para más información!

Share:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.