Los problemas de fertilidad son cada vez más frecuentes y los avances de la medicina en los últimos 40 años han sido espectaculares. Sin embargo, la infertilidad en general, y la reproducción asistida en concreto, siguen siendo temas delicados, rodeados de tabús y de miedos, sobre los cuales la gente está poco o mal informada. De aquí afirmaciones o creencias muchas veces infundadas: lo que llamamos aquí los “falsos mitos de la fertilidad y de la reproducción asistida”. La ignorancia hace el miedo… ¡y los falsos mitos!

Image

Carlos Dosouto Capel es ginecólogo especializado en reproducción asistida en el Instituto Salud de la Mujer Dexeus. Nos hemos reunido con él para aclarar algunos de estos “mitos”, y beneficiar de consejos prácticos desde su experiencia y expertise.

CREENCIA: ES MEJOR HACER REPOSO DESPUÉS DE LA TRANSFERENCIA EMBRIONARIA (FIV)

FALSO – Hay que hacer reposo después de la punción ovárica, pero no después del transfer.

“Es un tema fisiológico: el embrión simplemente no se puede caer solo porque la mujer se mueva y no haga reposo. La gente se imagina el útero como una cavidad vacía, como una pera en la que ponemos el embrión, pero no es así: es una cavidad virtual en la que las paredes están unidas, como enganchabas – como si fuera un globo que succionases. Se coloca el embrión en la parte superior del útero, en un lugar del que es imposible que se caiga.

Es más: la posición vertical, de pie, es fisiológicamente mejor porque el útero está un poco más flexionado. Al contrario, cuando la mujer está tumbada el útero se queda en posición más horizontal y está más alineado con el cuello del útero. El útero está bien cuando está en movimiento.

Es mejor estar en movimiento y tranquila que en reposo, pero nerviosa y estresada, porque el estrés y los nervios producen cortisol y contracciones uterinas que sí pueden expulsar al embrión. Todo esto obviamente, ¡siempre y cuando no hagas actividades o deportes muy extremos!”

CREENCIA: EL EMBRIÓN SE IMPLANTA EN EL ÚTERO ENSEGUIDA

FALSO – La implantación del embrión es entorno al día 7 de vida (varios días después del transfer o de la inseminación)

“El embrión no se queda enganchado donde lo transferimos en FIV, durante un par de días se va moviendo de milímetro en milímetro en el útero, se va a una trompa, se va a la otra trompa: va buscando su lugar, donde molecularmente el dialogo entre la madre y el embrión es concluyente.

Al final, la implantación es entorno al día 7 de vida (es decir, 7 días después de la punción y de la fecundación). Las pacientes de FIV hacen el transfer el día 3 de vida o el día 5 de vida, y piensan “hoy es la implantación, me quedo tranquila”. Pero no es así: la implantación se va a hacer al cabo de 2 o 4 días de la transferencia (para un transfer respectivamente el día 5 y el día 3 de vida).

Pasa lo mismo con pacientes que hacen inseminación artificial: no sirve hacer reposo o quedarse tranquila ni el día de la inseminación, ni los días siguientes.”

CREENCIA: AL IMPLANTAR EL EMBRIÓN EN EL LUGAR CORRECTO, NO SE PUEDE TENER UN EMBARAZO ECTÓPICO CON UNA FIV

FALSO – Desgraciadamente sí, es posible tener un embarazo ectópico después de una FIV.

“Como decíamos, durante los primeros días el embrión va moviéndose poquito a poco, no está estático donde lo dejamos. Puede ocurrir un embarazo ectópico si el embrión se va a una trompa que está dañada, se queda estancado allí y no puede volver. No es que el transfer se haya hecho mal y se haya colocado el embrión en el lugar incorrecto, pero el embrión se va moviendo y se queda atrapado en una trompa dañada.

La tasa de ectópicos en FIV está ligeramente más alta que en embarazos naturales, porque estadísticamente las pacientes que pasan por FIV son pacientes con más alteraciones que en la población “media”. No por el proceso de la FIV en sí.”

CREENCIA: ES MEJOR NO IR AL BAÑO ENSEGUIDA DESPUÉS DEL TRANSFER (FIV)

FALSO – Es totalmente imposible que el embrión se caiga solo al hacer pipí.

“Muchas pacientes me dicen “no quiero hacer pipí, me da miedo que el embrión se caiga”. Es un miedo totalmente natural, pero también totalmente infundado.

Como hemos dicho, el movimiento no hará que el embrión se caiga, y tampoco lo va a hacer caer el hecho de ir al baño para hacer pipí. Es peor incluso aguantar las ganas de orinar porque pueden producir contracciones uterinas. Hay que tener la vejiga llena para el transfer (por el tema de la ecografía), pero luego enseguida hay que hacer pipí.”

CREENCIA: BAÑARSE PUEDE SER PERJUDICIAL PARA LA IMPLANTACIÓN DEL EMBRIÓN

SI y NO – Se desaconseja la inmersión en agua en los días que siguen el transfer o la inseminación, pero para evitar las infecciones.

“No es que bañarse disminuya las probabilidades de implantación del embrión: es mejor no sumergirse en agua la semana después del transfer o de la inseminación, pero para evitar cualquier riesgo de infección. Durante el transfer, pasamos por el cuello del útero con el catéter y abrimos un poco el cuello del útero, y esto hace que hay un pequeño riesgo de infección al bañarse. Pero por este motivo, no porque sea mal para la implantación.”

¿Y LAS RELACIONES SEXUALES?

“Se desaconseja tener relaciones durante la primera semana, porque se desconoce el efecto del semen sobre la implantación.”

¿Te ha gustado este artículo?

Quédate pendiente: ¡la segunda parte estará publicada en breve, con más falsos mitos y más consejos prácticos!

 

Share:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.