Image

Thomas Richard, experto en acupuntura y Medicina China en Barcelona

Titular de un diploma de “Bachelor in Science with Honors in Traditional Chinese Medicine at University of Wales” (Cardiff) y de un Máster en Cultura y Sociedad de Asia Oriental (Universitat Oberta de Catalunya), Thomas se ha perfeccionado también en acupuntura y farmacopea china en el colegio de medicina de Kunming (KMC), capital de la provincia china de Yunnan.

Thomas forma parte del personal académico de Ismet (Instituto Superior de Medicinas Tradicionales, Barcelona), donde lleva más de 12 años enseñando. También es director de la Comisión de Medicina China de la principal organización profesional española de terapias naturales, Cofenat.

Con 15 años de experiencia, apasionado por su profesión y animado por un deseo constante de aprender, Thomas es actualmente uno de los principales expertos de Medicina China en España.

Image

She Oak: La Medicina China es una disciplina milenaria, cuya eficacia está cada vez más reconocida. La Organización Mundial de la Salud, en su estrategia 2014-2023, apuesta abiertamente por la incorporación de medicinas complementarias en los sistemas públicos de salud. Pero ¿qué es exactamente la Medicina China?

Thomas Richard: La Medicina China es uno de los sistemas médicos más antiguos: existe desde hace más de 4000 años y sigue siendo un parte principal del sistema sanitario en China. Se trata de un sistema médico global, capaz de abordar cualquier tipo de problema, con su propia visión de la salud, su propio sistema de diagnóstico y sus propias respuestas y técnicas terapéuticas.

La Medicina China considera el organismo desde un punto de vista global, holístico, y con un respeto total del individuo. El objetivo es general: el de mejorar la calidad de vida. No se habla en términos de “enfermedad” o “curar”, sino en términos de equilibrio: se trata de hacer avanzar las cosas para que la persona se sienta mejor, para que el dolor o los desajustes del organismo sean menos fuertes y menos frecuentes.

Durante estos 4000 años de existencia, la Medicina China ha observado casos clínicos de todo tipo, definiendo así las combinaciones de acupuntura o las asociaciones de plantas más eficaces para cada tipo de problema. Se trata de una visión muy individualizada de los problemas de salud, con un tratamiento totalmente personalizado – no hay un remedio milagro: a cada persona su combinación, en acupuntura como en farmacopea.

La acupuntura y la farmacopea representan las 2 herramientas principales de la Medicina China, a las que se pueden añadir una gran variedad de herramientas: la dietoterapia energética, el masaje tuina anmo, gimnasias respiratorias de la salud como el qi gong o el tai ji quan, y técnicas anexas como ventosas, auriculoterapia o electro-acupuntura. Todas estas herramientas siguen la misma visión de la salud, basada en los equilibrios del Yin y del Yang.

Image

She Oak: ¿Cómo funciona la Medicina China? ¿Cuáles son las grandes directrices?

Thomas Richard: Para hacerlo corto, el principio fundador de la Medicina China es que hay una reproducción en el cuerpo humano de los mecanismos que dirigen la naturaleza en su globalidad: presencia de los grandes movimientos de la naturaleza (agua, madera, fuego, aire y metal – cada órgano siendo asociado a uno de estos elementos) e interdependencia del Yin (la parte más femenina, asociada a la materia) y del Yang (la parte más masculina, asociada al movimiento). Todas las herramientas de la Medicina China tienen como objetivo restablecer el equilibrio Yin-Yang de la persona.

En la farmacopea hay una acción directa de las plantas en los canales de energía – como los medicamentos, de cierta manera.

En acupuntura es un poco más complejo, pero es como si hubiera interruptores a lo largo de los canales energéticos: cada punto de acupuntura tiene una acción específica, y es la combinación de estos puntos, individualizada en función de cada persona, que permite pasar de una situación de desequilibrio energético a una situación de equilibrio.


“No hay dependencia posible a la acupuntura o a la farmacopea, ya que son herramientas que permiten restablecer el equilibrio energético del cuerpo, y acompañar la capacidad de adaptación de la persona.”



She Oak: Se reconocen los beneficios de la Medicina China en muchos ámbitos (estrés, insomnio, dolor crónico, etc.). En términos de infertilidad, ¿cómo puede ser útil la Medicina China?

Thomas Richard: El concepto de infertilidad no existe realmente, no se parte de esta visión como si se tratara de una enfermedad. La Medicina China tiene una visión más positiva: se habla más bien de mejorar la fertilidad, de restablecer el buen funcionamiento del organismo al servicio de la fertilidad.

La Medicina China define entre 6 y 8 tipos de problemas que afectan a la fertilidad: están relacionados con una deficiencia de tal o cual sistema (falta de sangre, falta de energía, frio a nivel del útero, presencia de mucosidades, bloqueo psicoemocional, etc.) Pueden ser problemas adquiridos a lo largo de la vida (relacionados con malos hábitos – por ejemplo, alimentación o falta de actividad física). Puede haber una parte más psicoemocional (bajo control del hígado, que va a acumular frustración, estrés, resentimiento, etc.) Y puede haber factores externos (por ejemplo, exceso de frío, humedad o calor que pueden complicar la fertilidad).

En Medicina China vamos a establecer un diagnóstico personalizado, teniendo en cuenta todas las dimensiones de la persona (hábitos, alimentación, historia, dolores, estrés…) y basándonos en información observable y objetiva (duración y características del ciclo menstrual, cantidad de sangre, dolor, temperatura basal corporal…)

En las mujeres, nuestro objetivo será regular los ciclos menstruales. También vamos a trabajar en el equilibrio emocional (una alteración emocional puede afectar a la funcionalidad de los órganos, la fluidez de la energía y la sangre en el sistema reproductivo).

Se establece un diagnóstico y se implementa un tratamiento sobre un mínimo de 3 ciclos, con un seguimiento semanal o bimensual, para observar la evolución global del organismo (que controlamos con la lectura del pulso, el aspecto de la lengua y otros síntomas), para poder adaptar el tratamiento.

Image

En el hombre, el objetivo será mejorar la espermatogénesis. Los tratamientos de acupuntura pueden ayudar a mejorar la función de producción y la calidad de los espermatozoides. Algunas plantas utilizadas en farmacopea han demostrado tener un efecto positivo en este sentido (semen cuscutae, herba epimedii…). La observación no es tan obvia, por lo que recomendamos hacer otro seminograma de control 1,5 o 2 meses después de iniciar el tratamiento para ver la evolución.


She Oak: Dijiste que la Medicina China tiene su propio sistema de diagnóstico. Pero ¿puede apoyarse en los diagnósticos de la medicina convencional (especialmente en términos de fertilidad)?

Thomas Richard: Sí, por supuesto, porque eso nos da una indicación adicional. Pero también vamos a intentar no apegarnos a este diagnóstico. Tomemos el ejemplo de la endometriosis: la Medicina China va a clasificar la endometriosis en función de sus síntomas, y vamos a tratar los síntomas, al servicio del tratamiento de la endometriosis – y de la fertilidad.

La medicina convencional establece a veces diagnósticos bastante categóricos – por esto es importante que sepamos integrarlos, para luego alejarnos. Por ejemplo: incluso con un nivel bajo de hormona antimülleriana (AMH), la Medicina China puede aportar mejoras, y puede ayudar a conseguir un embarazo.

Recibo a muchas pacientes con un diagnóstico complicado, cuya situación se ve agravada por un discurso a veces pesimista y culpabilizador. Personalmente, creo que la medicina no es sólo dar medicamentos: también es escuchar a la persona, acompañarla y ayudarla – es cuidar a la persona.

En resumen, se trata de aceptar el diagnóstico médico y, a continuación, alejarse para aportar una visión energética objetiva, y a veces más optimista y menos categórica.


She Oak: Cada vez más personas recurren a la Medicina China como complemento a los tratamientos de reproducción asistida. En 2011, un estudio de la universidad de Tel Aviv mostró una mejora del 60 % de la tasa de embarazo en los casos en que la Medicina China se había utilizado en complemento a un tratamiento de Fecundación In Vitro.

Thomas Richard: Sí, hay varios estudios que van en este sentido.

La Medicina China puede optimizar el funcionamiento del cuerpo de la mujer, para que sea más receptivo a los tratamientos de reproducción asistida.

Por otra parte, estos tratamientos pueden ser muy agobiantes y la Medicina China puede aportar un mayor bienestar a este nivel – reduciendo la ansiedad o el estrés, mejorando la calidad del sueño, etc.

Podemos acompañar a las mujeres en proceso de reproducción asistida a 2 niveles:

1/ Un acompañamiento antes de empezar la estimulación ovárica, para prepararse a todos los niveles (cuerpo y mente): para llegar más fuerte y más tranquila, y para optimizar el funcionamiento de los ovarios y la eficacia de los tratamientos de estimulación. Recomiendo prever un espacio de 3 a 6 meses antes del inicio de los tratamientos, para preparar mejor el cuerpo – y porque tomar su tiempo también es menos estresante.

2/ Una mejora de las condiciones de implantación del embrión:

  • En caso de FIV: suelo hacer una sesión justo antes y después (24h) del transfer de embrión. Estas sesiones tienen un efecto psicológico (acción calmante, disminución del estrés), pero sobre todo fisiológico: aumentan la concentración de energía y de sangre en el útero, permitiendo que este haga mejor su trabajo y sea más receptivo. Favorecemos así la implantación del embrión. La idea es orientar y concentrar la energía y la atención del cuerpo sobre la reproducción. Recomiendo luego una o dos visitas durante las 2 semanas de espera del resultado, durante las cuales la inquietud y la incertidumbre pueden ser difíciles de llevar.
  • En caso de inseminación artificial: recomendamos también hacer estas 2 sesiones pre y post inseminación. El timing varía ligeramente y la sesión post inseminación se hace 48 a 72 horas después.

She Oak: Hace más de 15 años que practicas Medicina China, en España y en Francia, y cada vez recibes a más personas para problemas de fertilidad. ¿Cuáles son en general las situaciones y los motivos de estas personas?

Thomas Richard: Llevo 15 años recibiendo pacientes en este campo, y es verdad que ha habido una evolución importante. Hay varios perfiles de pacientes:

Algunas parejas llevan ya un tiempo buscando un embarazo. Aun no hablan de reproducción asistida: quieren planificar un embarazo natural. Para las parejas menores de 35 años, recomiendo seguir intentándolo con la ayuda de la Medicina China por lo menos durante 6 meses.

Otros se presentan con el proyecto de iniciar un proceso de reproducción asistida, y buscan un acompañamiento para optimizar los tratamientos y los resultados, y/o para la gestión del estrés y de la ansiedad.

Por último, muchas personas consultan cuando ya han iniciado el tratamiento, para hacer las 2 sesiones pre & post transfer que comentábamos antes. Estas 2 sesiones son útiles, obviamente, pero cuando es posible recomiendo realmente venir más temprano, para hacer todo el trabajo previo de preparación.


She Oak: ¿Cómo es una sesión contigo?

Thomas Richard: La primera visita es siempre un poco larga y dura 1h – 1h30. Retomo todos los aspectos de la vida de la persona para tener una visión global de su situación: sus hábitos, su alimentación, su historia, la calidad de su sueño, los desequilibrios frío / calor, la digestión, los dolores, la actividad profesional, el tipo de estrés al que se somete la persona, el entorno familiar, los factores climáticos, etc.

Las siguientes sesiones duran 1 hora, durante la cual voy alternando masaje tuina anmo y acupuntura. Termino con recomendaciones en cuanto a fitoterapia y consejos más generales sobre el estilo de vida, hábitos dietéticos – algunos complementos alimenticios pueden ayudar a la eficacia del tratamiento.


She Oak: Precisamente, ¿qué consejos darías a una persona / pareja que desea tener un hijo (de manera natural, o con ayuda médica)?

Thomas Richard: En Medicina China hay toda una parte del tratamiento que es responsabilidad del paciente: para alcanzar el equilibrio tan deseado, tenemos que trabajar en equipo. Integro siempre a mis consultas algunos consejos sobre el estilo de vida:

En primer lugar, modificar su alimentación:

Limitar el consumo de alimentos fritos, con mucha grasa o mucho azúcar, y sobre todo limitar el consumo de alimentos crudos (uno de los principales problemas en términos de infertilidad es el frío interno que reduce las funciones del organismo y puede también agravar un bloqueo psicoemocional).

Limitar los productos lácteos, sobre todo a base de leche de vaca: pueden inducir una obstrucción de las funciones del organismo y una acumulación de mucosidades, y complicar el trabajo del cuerpo y de la mente por su alto contenido en hormonas y antibióticos.

Por otra parte, tener una actividad física regular: es primordial mover el cuerpo, hacer que la energía y la sangre circulen. El ejercicio físico es una medicina en sí misma.


She Oak: Para terminar, en caso de embarazo, ¿en que la Medicina China puede ayudar?

Thomas Richard: Si el embarazo va bien, podemos hacer un seguimiento cada mes – mes y medio.

En el primer trimestre: ahí es donde los riesgos de aborto son los más importantes. La Medicina China puede intervenir para calmar la actividad uterina (algunas plantas y puntos de acupuntura tienen un efecto directo sobre la estabilidad del útero).

También se puede actuar sobre el estrés y la ansiedad.

Por último, la acupuntura o las plantas pueden ayudar mucho en caso de náuseas, cansancio o mareos.

En el segundo trimestre: pueden aparecer dolores sacrolumbares y la Medicina China puede ayudar a aliviarlos. También podemos mejorar el cansancio, las alteraciones del sueño, y controlar la toma de peso.

En el tercer trimestre: la Medicina China puede tener un efecto muy positivo sobre la retención de agua, el dolor, los insomnios y el estreñimiento.

Para concluir, la Medicina China tiene una larga tradición de acompañamiento antes, durante y después del embarazo. Considero que es un plus para ayudar a la persona, y además se adapta a situaciones muy diferentes para mejorar los resultados y la calidad de vida.


Esperamos que te haya parecida interesante este post.

¡No dudes en ponerte en contacto con nosotros para saber más sobre Thomas Richard, acupuntor en Barcelona, o para planear una visita con él!

¡GRACIAS POR LEERNOS!

Share:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.